Redanza
 

¿Por qué debemos cobrar por nuestros servicios artísticos?

Por: Yehison Rodríguez

Corrección: Vilma Patricia Guzmán- Compañía DT

¿Se han puesto a pensar cuánto nos cuesta nuestro entrenamiento? ¿Cuánto dinero gastamos en terapias y alimentación adecuada? Nosotros los artistas de la danza trabajamos con el cuerpo, investigamos, indagamos por muchas horas, días y hasta meses acerca de: qué queremos contar, de qué manera, qué estilos podemos utilizar, qué temas musicales nos pueden servir para complementar nuestra idea, mucho tiempo invertido en la creación de un montaje que terminará siendo un espectáculo de 3 minutos.

Siendo hacedores de danza, investigadores, bailarines, intérpretes, coreógrafos, directores, dramaturgos, somos personas que debemos entrenar, mantener un estado físico saludable para poder soportar todas las horas de práctica y montaje. Toda esta energía física debe ser compensada con una alimentación adecuada, tratamientos médicos muy costosos si llegamos a sufrir algún mínimo esguince. A eso sumémosle que debemos cumplir con todas las obligaciones de una persona de otra profesión u ocupación, pagar los servicios públicos e impuestos tanto de nuestros hogares como de nuestros lugares de ensayo, comprar el vestuario de escena, nuestra ropa de ensayo, más la de diario normal.

Ahora si tú como hacedor de danza desvaloras todo este esfuerzo cobrando 50 mil pesos por espectáculo por el hecho de ser aprendiz y tienes muchos deseos de presentarte, recibir los aplausos, etc., estás subvalorando el trabajo y en el momento en que tú tengas que pagar o incurrir en gastos administrativos para continuar con tu profesión, ese valor ya no los compensará, de una u otra manera el no darle el valor a nuestro trabajo con incentivos reales económicos, es por lo que también ven la danza como un pasatiempo únicamente y la subvaloran en comparación con las otras profesiones.

Tomemos como ejemplo: los practicantes de medicina trabajan en los hospitales y nos toca pagar por ese servicio, los practicantes del SENA sea en la empresa que sea, practican y les pagan ARL más subsidio de transporte y los que recibimos sus servicios sean los que sean, pagamos por eso y así sucede con otras prácticas y trabajos diferentes al de las artes, por todo se debe pagar ¿y por qué? porque reconocen su labor profesional y/o técnica.

Recordemos que no tenemos contrataciones fijas, ni salario fijo, pero sí tenemos obligaciones fijas, seguridad social (que para nuestro caso es paradójico, porque a la mayoría nos toca sacar citas con especialistas casi que de urgencia y privadas, pero si no pagamos no nos contratan por OPS), los arriendos tanto del lugar donde vivimos, como el del lugar de entrenamiento (que si es propio hay que pagar el impuesto anual, de lo contrario renta por horas o por mes con los servicios públicos básicos), hacer mercado, transportarnos, elementos de aseo, elementos de la danza que para nada son económicos y si muy indispensables.

Después de esta información, hay que recordar o hacer caer en cuenta del error que cometemos al no cobrar o el de cobrar solamente por pasajes y viáticos, por lo cual muchas veces nos toca sacar de nuestros bolsillos para las presentaciones por el hecho de trabajar con nuestros amigos o para quienes organizan un evento o festival sin pensar en los salarios de los artistas, es que desvaloran(mos) nuestra labor, nuestra profesión. Valoremos y reconozcamos nuestro quehacer artístico desde el inicio, porque luego será más complicado el que le den el valor que realmente se merece.

 
 

 
Ministerio de Cultura
Todos por un nuevo país
Corpoescenica
Secretaría de Cultura y turismo de Santander
Instituto municipal de cultura y turismo
Enredarte

Redanza

Redanza es una red que conecta a profesionales, estudiantes y personas del común interesados en la danza, brindando información al gremio, a nuestros lectores y visitantes sobre agendas e informativos del sector, dando la importancia y promoción que se merecen los trabajos escénicos basados en movimiento que se desarrollan en el departamento de Santander.